sábado, 4 de agosto de 2018

Emisión de biofotones & nanotecnología.

La emisión de biofotones (BPE) es un acontecimiento cuántico caracterizado por una emisión relativamente estable pero ultradébil de fotones por organismos vivos. Los biofotones han sido denominados “la luz de las células”. Son emitidos por los organismos vivos para comunicarse entre sí. El Dr. Fritz-Albert Popp demostró que los biofotones son portadores de información y mensajes capaces de modificar la actividad de la materia. Organismos vivos, incluidas las células, se comunican a través de campos electromagnéticos, emitiendo fotones que son captados por el resto.
Imagen de los biofotones emitidos por la mano derecha.
La región brillante del dedo es producto del efecto del tabaquismo.
Crédito: Spectroscopy of biophotons radiated from a fingertip. Atlas of Science
De esta manera, gracias a la comunicación celular, se activan las órdenes para formar los órganos. También se descubrió que los biofotones son portadores de información con capacidad de transmitirse a distancia entre dos o más células. Su emisión se ha asociado con procesos biológicos de alta energía tales como el metabolismo de las células,  el crecimiento, la actividad neuronal, la fagocitosis, el cáncer y el estrés oxidativo. Se ha sugerido que la emisión de biofotones puede reflejar el estado global de la salud del organismo. Si los cambios en la emisión de biofotones ocurrieran como resultado de intervenciones, su análisis podría resultar útil para el monitoreo de la respuesta del paciente a un tratamiento específico y cambios globales en su estado de salud. El desarrollo de las nuevas tecnologías de conteo de fotones a principios la década de los años 60 ha proporcionado las herramientas para demostrar la existencia ubicua de una luminiscencia de bajo nivel en todos los organismos vivos. La investigación inicial se llevo  a cabo en la URSS en la década de los 70, pero la existencia de esta emisión fotónica por organismos vivos fue confirmada por equipos de investigación de Australia, Polonia, Japón y EEUU. Las emisiones son del orden de 104 fotones/cm2 por segundo y se han observado en bacterias, levaduras, animales enteros y plantas, así como en cultivos celulares y homogenatos de tejidos. También se nota una diferencia de emisión significativa entre las células normales y las tumorales y un aumento importante de la emisión en el momento de la muerte celular.
En el artículo “Enhancement of biophoton emission of prostate cáncer cells by Ag nanoparticles” se demuestra que el efecto de agregar nanopartículas de plata en el tejido humano, aumenta considerablemente la emisión de biofotones, tal vez como consecuencia de un efecto de resonancia plasmónica superficial localizada. Además en el artículo “New Generation Cadmium-Free Quantum Dots for Biophotonics and Nanomedicine” se utilizan puntos cuánticos en la obtención de un rendimiento más elevado para su utilización en aplicaciones biofotónicas. Las nanopartículas tales como los plasmones y los puntos cuánticos permiten potenciar la emisión ultradébil de fotones por organismos vivos para su utilización en nanomedicina.