viernes, 6 de septiembre de 2013

Al fin le vemos la cara al cáncer.

En un trabajo realizado por equipos de investigación de 14 países, dirigidos por el International Cancer Genome Consortium y coordinado por Michael Stratton, del Sanger Institute (Cambidge, Reino Unido), 1500 científicos trabajaron durante tres años para secuenciar el genoma de 7042 enfermos de cáncer. El resultado fue un mapa terminado de las mutaciones genéticas causantes de los 30 tipos de cáncer más frecuentes. Detectaron 4.038.362 mutaciones responsables. Casualmente el hecho coincide con el anuncio del gobierno británico de la creación de una base de datos de ADN integrada por la secuenciación completa de los genomas de unos 100.000 británicos que sufren cáncer. El objetivo final es el de impulsar el descubrimiento y desarrollo de nuevos biofármacos y terapias alternativas. 
Todo un ejemplo de la nueva visión que puede ofrecer la secuenciación masiva de genomas cuya factibilidad aumenta día a día debido a la drástica disminución del tiempo y el costo de cada secuenciación.
Ahora el cáncer ya no es un enemigo anónimo, ahora vamos por el camino correcto.

Lectura complementaria:

No hay comentarios:

Publicar un comentario