sábado, 17 de octubre de 2015

Es cierto, fumar acelera el envejecimiento.

En la publicación “Smoking habits found to change blood serum concentration of aging-related molecules” los investigadores  Kaori Nakanishi, Makoto Nishida, Masaya Harada,  Tohru Ohama,  Noritaka Kawada, Masaaki Murakami, Toshiki Moriyama y Keiko Yamauchi-Takihara, de la Universidad de Osaka, lograron interpretar los detalles del mecanismo capaz de acelerar el envejecimiento debido al consumo de tabaco. El tabaquismo constituye un factor responsable de acelerar el envejecimiento. Mediciones experimentales indican una disminución del promedio de vida como mínimo de 10 años de los fumadores con relación a  los no fumadores. Sin embargo, los detalles del mecanismo capaz de acelerar  el envejecimiento debido al consumo de tabaco no se conocían en detalle. Los investigadores citados establecieron que el hábito de fumar aumenta los niveles de la α-Klotho (αKl),  una molécula relacionada con el envejecimiento presente en el suero sanguíneo. Además, el grupo también encontró que fumar aumenta la concentración en suero sanguíneo de los  niveles de un factor de crecimiento de fibroblastos el FGF-21  y de la interleucina-6 (IL-6), una citocina relacionada con la inflamación. La concentración de estas sustancias es significativamente mayor en los fumadores que en los no fumadores.  Los resultados de la investigación sirven como clave para aclarar el mecanismo que acelera el envejecimiento en los fumadores y proporcionar nuevos conocimientos sobre las enfermedades relacionadas con el envejecimiento por fumar y sobre la prevención del envejecimiento acelerado debido al consumo de  tabaco.