sábado, 12 de diciembre de 2015

Medicina personalizada con impresoras 3D.

Las píldoras estándar ​​no tienen en consideración el peso corporal de un individuo, su genoma, el género, la raza, ni el estado de sus funciones renales, hepáticas… pudiendo ser inadecuadas para el tratamiento. Investigadores de la Wake Forest University School of Medicine crearon un algoritmo capaz de analizar la información de la historia clínica del paciente y determinar la píldora ideal para ellos, permitiendo luego la impresión 3D óptima en cuanto, entre otras, a la dosis y el lugar de liberación del principio activo. El Dr. Min Pu, médico y profesor de la Wake Forest University School of Medicine, dice “Los pacientes no son todos lo mismo, la forma en que reaccionamos a un medicamento es... dictada en parte por nuestra genética, así como muchos otros factores individuales. Actualmente, las dosis de la píldora se dosifica en base a un paciente estándar…"
Recientemente la FDA (Food and Drug Administration) aprobó la primera píldora impresa en 3D (Spritam-Aprecia Pharmaceuticals); la píldora se comercializa para el tratamiento de la epilepsia con el fin de proporcionar una alta dosis de medicación que se desintegra rápidamente con un sorbo de líquido.
La conjunción entre la secuenciación del genoma humano y la impresión 3D  de píldoras y/o nanodeliveries específicos promete una medicina programable, altamente específica y saludablemente personalizada.