sábado, 12 de marzo de 2016

Bacterias degradan las botellas de PET.

El PET, tereftalato de polietileno, se  emplea en la fabricación de botellas para gaseosas,  agua,   jugos y  salsas. El  mercado mundial de PET es de alrededor 32 millones de toneladas al año. Si bien constituye uno de los materiales más reciclados, alrededor de un 30%, una parte mayoritaria pasa a constituir los residuos plásticos del planeta. En el reciente artículo “A bacterium that degrades and assimilates poly(ethylene terephthalate)” publicado en la revista Science vol.  351, Nº 6278, por un equipo dirigido por Kohei Oda del Instituto de Tecnología de Kyoto y Kenji Miyamoto, de la Universidad de Keio, Japón,   presentan el descubrimiento de una bacteria que se “alimenta”  degradando al PET. La denominaron  Ideonella sakaiensis  en homenaje a la ciudad donde la  encontraron. La bacteria puede, un solo día, devorar  millones de toneladas métricas de PET.  Es capaz de utilizar el polímero como su principal fuente de energía y carbono. Cuando se cultiva en PET, esta cepa produce dos enzimas (PETase  y MHETase) capaces de hidrolizar PET para convertirlo enzimáticamente en sus dos monómeros ambientalmente benignos, el ácido tereftálico y el etilen glicol. Los científicos creen que esta maquinaria enzimática de la bacteria algún día podrá remediar ambientes contaminados con PET y recuperar la materia prima evitando utilizar nuevamente combustible fósil para la obtención del polímero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario