sábado, 21 de octubre de 2017

Nano-transfección para reprogramar células “al toque”

El equipo de 27 investigadores dirigido por el Dr. Chandan K. Zen, de la Ohio State University, publicó el 12 de octubre en la revista Nature Nanotechnology el artículo: “Topical tissue nano-transfection mediates non-viral stroma reprogramming and rescue”, en el cual se presenta nanochip que se coloca sobre la piel y utiliza un campo eléctrico para reprogramar las células de tejidos lesionado o envejecidos. 
La capacidad de los científicos para transformar células de un tipo en otro no es nueva: el descubrimiento le valió a John Gurdon y Shinya Yamanaka el Premio Nobel en 2012.  La nueva técnica, denominada nano-transfección tisular, se basa en colocar un nanochip en la superficie de la piel de un cuerpo vivo. A continuación, se aplica “un toque” de campo eléctrico intenso para enviar genes a las células de la piel que están debajo de él, convirtiéndolas en otras. 
Una herramienta adecuada cuando se quiere reparar tejido dañado, ofreciendo la posibilidad de convertir el propio tejido del paciente en un "biorreactor" para generar las células necesarias. Mediante la técnica propuesta se demuestra la posibilidad de cambiar el destino de las células reprogramándolas por ejemplo´ para convertirlas en una neurona,  una célula vascular, o en una célula madre. 
Dice el Dr. Sen “"Al utilizar nuestro novedoso nanochip, los órganos lesionados o comprometidos pueden ser reemplazados", "Con esta tecnología, podemos convertir las células de la piel en elementos de cualquier órgano con un solo toque. Este proceso solo lleva menos de un segundo, no es invasivo, y luego el paciente se va". Entre otras experiencias  pudieron usar el nanochip  para convertir células de la piel de ratones, en células nerviosas que luego se inyectaron en el cerebro de roedores con derrame cerebral, ayudándoles a su recuperación. El próximo objetivo del equipo de investigación es desarrollar la técnica aún más con la intención  de comenzar los ensayos clínicos en humanos el próximo año.

Fotografía: Ohio State University
Lectura complementaria:
Topical tissue nano-transfection mediates non-viral stroma reprogramming and rescue