sábado, 19 de enero de 2013

Dieta genética: test para adelgazar según nuestro ADN.

Conocer  la composición genética individual permite obtener mayor éxito en  la pérdida de peso y en la reducción del Índice de Masa Corporal (IMC). Con esa convicción  la Pathway Genomics Corporation (San Diego) desarrolló el test genético denominado Fit ®, un anticipo a las posibilidades relacionadas con la eminente secuenciación humana masiva. La prueba es simple: a partir de una muestra de saliva, se obtiene el ADN de la persona, en el cual se analizan 200 genes y más de mil mutaciones identificadas y vinculadas con problemas nutricionales, de metabolismo (cómo el organismo procesa el azúcar, las grasas y las proteínas), de peso, de ejercicio, de riesgo de salud y factores como la capacidad de sentir saciedad o hambre. Relacionada con la nutrición el test evalúa 42 genes, entre ellos el POA2 asociado a la obesidad y a la resistencia a la insulina. Si la persona lo tiene activado, acumula más fácilmente grasa y, por lo tanto, le será muy difícil adelgazar y su dieta será muy estricta respecto de la grasas y los azúcares. El test también analiza genes vinculados a conductas. Por ejemplo, el gen LEPR-RS2025804,  hace que las personas tengan mayor tendencia a “picotear” entre comidas. En ese caso, la opción es disminuir las porciones en las comidas principales del día y establecer ciertos alimentos para los "picoteros", a sabiendas que esa persona va a comer sí o sí entre comidas.En el caso de los ejercicios, analiza 20 genes vinculados con la mayor o menor capacidad de generar músculos, de resistencia física o de ganar- perder grasa con tal o cual ejercicio. Por ejemplo, las mujeres que tienen activado el gen LPL-RS328 deben hacer más esfuerzo físico que el promedio para eliminar grasa a través del ejercicio, porque esta mutación hace más complejo perder grasa corporal a través de la quema de calorías. En cuanto al metabolismo se estudian 120 genes asociados a colesterol, presión arterial y obesidad abdominal, entre otros. Se destaca una mutación del gen NEGR1-RS2815752, que hace menos susceptible a una persona a tener obesidad abdominal, por lo cual ese individuo puede tener una dieta no tan restrictiva, por contar con un gen "protector" beneficioso.
Quienes  realizaron  un plan de nutrición y ejercicio en concordancia con los resultados del test genético de la Pathway Genomics Corporation, en 6 meses, tuvieron una considerable perdida de peso (hasta 18 kilos) en comparación con quienes realizaron dietas alternativas.
El Test genético Fit ® debutó en noviembre del año pasado en Estados Unidos, su éxito ha sido tal, que a pocos meses de su debut, 350 centros médicos en ese país ya lo ofrecen y  se vende actualmente en más de 34 países.
Un pequeño adelanto de las ventajas futuras inherentes a la secuenciación humana masiva.