sábado, 31 de agosto de 2013

Comprender la reparación del ADN para prevenir el cáncer.

La información biológica es codificada en nuestro ADN. El daño en el ADN puede  ocurrir naturalmente cuando las células se dividen y multiplican. También factores externos como la exposición excesiva a la luz solar o sustancias presentes en los alimentos pueden dañar el ADN. La comprensión de cómo el cuerpo humano reconoce el ADN dañado y lo repara conduce a las proteínas MutS y MSH2-MSH6, capaces de  reconocer ADN defectuoso e iniciar su reparación. La reparación del ADN ocurre cuando las proteínas como MutS (proteína principal responsable de reconocer una variedad de desajustes de ADN) escanea el ADN, identifica un defecto y recluta enzimas para llevar a cabo la reparación. La clave es entender cómo se reconocen estos defectos. El Dr. Michael Feilg con su equipo de la Michigan State University, en el artículo “How DNA Repair Helps Prevent Cancer”, destaca que para  comprender el proceso se necesitan  supercomputadoras con nanochips capaces de realizar simulaciones a nivel atómico de modo de obtener las respuestas buscadas. Las simulaciones proporcionan una visión muy detallada a nivel atómico de cómo MutS y MSH2-MSH6 exploran el ADN e identifican las reparaciones necesarias. Avanzar en la comprensión de cómo las células  reparan los errores implica utilizar simulaciones informáticas a gran escala tendientes a obtener una información detallada del proceso. Si el daño en el  ADN no es reconocido y reparado a tiempo puede conducir a cualquier tipo de cáncer. La comprensión del proceso abre todo un campo para la reparación temprana del ADN y constituye un buen ejemplo de la aplicación simbiótica de tres de las tecnologías de convergencia: la nanotecnología, la biotecnología y la  informática.