sábado, 29 de julio de 2017

Simplifican la fabricación en la nanoescala.

Científicos de la Universidad de Chicago y el Laboratorio Nacional de Argonne han descubierto un nuevo camino a la producción de los dispositivos electrónicos utilizados a diario. En el artículo publicado el 28 de julio en la revista Science se presenta un método para fabricar fácilmente pantallas LED, teléfonos celulares, fotodetectores y células solares.
La base de la computación moderna la constituye un pequeño interruptor llamado transistor, hecho en cantidad por una técnica llamada fotolitografía, un proceso que consiste en transferir un patrón desde una fotomáscara a la superficie de una oblea generalmente de silicio cristalino. Pero el método tiene sus limitaciones. Sólo unos pocos materiales pueden ser estampados de esta manera y se lo desarrolló originalmente para el silicio, cuyo reinado de medio siglo en la electrónica está llegando a su fin.  
La nueva técnica, llamada DOLFIN, hace con diferentes nanomateriales una "tinta" en un proceso que elude la necesidad de establecer una plantilla de polímero. El equipo de investigadores diseñó cuidadosamente revestimientos químicos para las nanopartículas individuales. Estos recubrimientos reaccionan con la luz proveniente de una máscara con dibujos, transfiriendo el patrón a la capa de nanopartículas que se encuentran debajo. conectándolas a dispositivos útiles.
El nuevo método promete una fabricación en la nanoescala más fácil, con la posibilidad de disminuir los costos y potenciar las aplicaciones nanotecnológicas.



 Lectura complementaria: