sábado, 24 de marzo de 2018

Proyecto de interfaz neuronal no quirúrgica.

El estado del arte en las comunicaciones del sistema cerebral ha empleado técnicas invasivas que permiten conexiones precisas y de alta calidad a neuronas o grupos de neuronas específicos. Estas técnicas han ayudado a los pacientes con lesiones cerebrales y otras enfermedades. Sin embargo, estas técnicas no son apropiadas para personas sanas. 
La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) de los EE.UU, hora busca lograr altos niveles de comunicaciones del sistema cerebral sin cirugía, en su nuevo programa de próxima generación N3. DARPA creó el programa para buscar el camino hacia un sistema de interfaz neuronal portátil y seguro capaz de leer y escribir en múltiples puntos en el cerebro a la vez. La neurotecnología no quirúrgica de alta resolución ha sido esquiva, pero gracias a los recientes avances en la nanotecnología la posibilidad de alcanzar el objetivo es muy alta. 


Las neurotecnologías no invasivas, como el electroencefalograma y la estimulación de corriente directa transcraneal, ya existen, pero no ofrecen la precisión, la resolución de señal y la portabilidad necesarias para las aplicaciones avanzadas por parte de personas que trabajan en entornos reales. Los potenciales investigadores de N3 se enfrentarán a numerosos desafíos científicos y de tecnología para eludir esas limitaciones, pero de lejos el mayor obstáculo será superar la compleja física de la dispersión y el debilitamiento de las señales a medida que atraviesan la piel, el cráneo y el tejido cerebral. 
Se esta llamando a equipos multidisciplinarios de investigadores para construir enfoques que permitan la interacción precisa con áreas muy pequeñas del cerebro, sin sacrificar la resolución de la señal en sujetos humanos sanos. DARPA pretende que el esfuerzo N3 de cuatro años concluya con un sistema bidireccional utilizado en una tarea relevante para la defensa que podría incluir interacciones humano-máquina con vehículos aéreos no tripulados, sistemas activos de defensa cibernética u otros sistemas del Departamento de Defensa debidamente equipados. DARPA también está siendo proactivo al considerar las dimensiones éticas, legales y sociales de la neurotecnología más ubicua y cómo podría afectar no solo las operaciones militares, sino también a la sociedad en general. 
El 3 de abril, equipos de todo el mundo podrán presentar sus propuestas de investigación y desarrollo en la temática las cuales contarán con importante apoyo económico e impositivo. La idea es que poniendo a los mejores investigadores a resolver el problema, con el estado actual de la tecnología, se abrirán las puertas a interfaces prácticas de alto rendimiento en sólo en cuatro años. Una consecuencia adicional del proyecto militar de defensa será que el cerebro de una persona se comunique con un dispositivo, permitiendo avances destinados a mejorar la calidad de vida…
Lectura complementaria: