sábado, 19 de mayo de 2018

La nanopartícula exómero y el cáncer

En el artículo “Identification of distinct nanoparticles and subsets of extracellular vesicles by asymmetric flow field-flow fractionation” publicado en la revista Nature Cell Biology, se aplica una técnica de vanguardia para separar y clasificar  las partículas de tamaño nanométrico presentes en los exosomas secretados por células cancerígenas (contienen ADN, ARN, grasas y proteínas). Existe un gran interés por el estudio de los exosomas para el desarrollo de las revolucionarias biopsias líquidas. La técnica permitió separar dos subtipos de exosomas distintos y descubrir una nueva nanopartícula, denominada exómero. Todo el material genético de los exómeros se encuentra mucho más preservado con relación a los fragmentos de ácidos nucleicos libres en sangre expuestos a la desnaturalización con mucha facilidad.
Crédito: Nature Cell Biology
 
Los exómeros, las partículas más predominantes secretadas por las células cancerosas, tienen menos de 50 nanómetros de diámetro, en comparación con los exosomas pequeños (Exo-S), que varían de 60 a 80 nanómetros de diámetro, y los exosomas grandes (Exo-L), con dimensiones entre 90 y 120 nanómetros. Los exosomas y exómeros también presentan diferentes características biofísicas tales como rigidez y carga eléctrica. Cuanto más rígida es la partícula, más fácil es su absorción por las células, Por lo expuesto, los exómeros, más rígidos que los exosomas, son mensajeros más efectivos para transferir toda la información sobre el tumor a las células receptoras. También difieren en la forma de participar en el cáncer. Los exómeros llevan enzimas metabólicas al hígado, un órgano  fundamental para la descomposición de las drogas en formas no tóxica. Los exómeros se dirigen al hígado para "reprogramar" su función metabólica y favorecer la progresión del tumor. También transportan factores de coagulación de la sangre al hígado, donde pueden suprimir la función normal del hígado en la regulación de la coagulación. En cambio los exosomas Exo-L promueven la metástasis en los ganglios linfáticos, mientras los Exo-S pueden apoyar la metástasis a distancia. 
El descubrimiento de los exómeros conduce a una mejor  comprensión sobre el mecanismo del cáncer y la técnica desarrollada puede ser beneficiosa  para el estudio de poblaciones complejas de nanopartículas y su utilización como biomarcadores en nuevas pruebas de diagnóstico.