viernes, 8 de julio de 2016

Trasladar la Capital Federal a la provincia de Tucumán.

El 9 de julio de 1816 se declaró la Independencia de la Argentina en el Congreso realizado en la ciudad de Tucumán; la cual fue elegida debido al creciente disgusto generalizado frente a los criterios centralistas y el desconocimiento de Buenos Aires de la tendencia confederal de los pueblos. Transcurridos 200 años se hace cada vez más evidente la necesidad de descongestionar  el conglomerado de Buenos Aires. Las contribuciones a la producción de las nuevas tecnologías conducen, como tendencia mundial,  a migraciones inversas a las ocurridas durante las revoluciones industriales (contraurbanización). Internet además nos permite estar conectados  con todos los puntos del planeta desde cualquier lugar. Trasladar la Capital Federal a la provincia de Tucumán, en primer lugar sería respetar el lugar elegido por los congresistas para declarar  la independencia en un contexto federal y, en segundo lugar,  solucionar muchos de los problemas del país vinculados con la concentración de la población en el conurbano bonaerense. Debemos generar a partir del traslado de la capital, en varias provincias, en un gran radio con epicentro en Tucumán,  las condiciones, energéticas, edilicias,  laborales y sociales necesarias para que millones de argentinos puedan volver a sus ciudades natales y otros trasladarse a las provincias para disfrutar de una vida mejor, más lejos del hacinamiento, el cemento y la contaminación.
El plan Belgrano presentado por el gobierno actual tendiente generar  infraestructura vial, ferroviaria y aerocomercial para integrar productivamente a las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Catamarca, Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa y Santiago del Estero entre sí, con los puertos  y  con los países vecinos; junto con otro plan similar para las provincias del sur del país, podrían constituir un contexto interesante para el traslado de la Capital Federal a Tucumán. .
Hoy las redes sociales tal vez nos permitan generar el consenso necesario, algo que no se pudo hacer durante 200 años. Salgamos a viralizar la propuesta, trasladar la Capital Federal a Tucumán sería una forma de respetar nuestra historia, nuestro anhelo federal y de  iniciar con inteligencia el camino del tricentenario.