sábado, 7 de enero de 2017

Biopsias líquidas para células metastásicas circulantes.

En el artículo “Static micro-array isolation, dynamic time series classification, capture and enumeration of spiked breast cancer cells in blood: the nanotube–CTC chip”, publicado en la revista Nanotechnology (27, 2016), un grupo de investigadores del Worcester Polytechnic Institute de los Estados Unidos, liderado por Balaji Panchapakesan, presenta un chip para detectar células cancerosas circulantes mediante biopsia líquida. Detectar estas células tumorales circulantes antes de que tengan la oportunidad de formar nuevas colonias de tumores en lugares distantes puede aumentar en gran medida las probabilidades de supervivencia del paciente. El chip desarrollado incluye una serie de pequeños elementos de 3 mm de ancho. Cada elemento tiene un pozo, en su parte inferior se colocan anticuerpos unidos a nanotubos de carbono. Cada pozo contiene un anticuerpo específico para atrapar selectivamente a un tipo de célula cancerosa según los marcadores genéticos en su superficie. El dispositivo puede ser configurado para capturar diferentes tipos de células de cáncer usando una sola muestra de sangre. El chip propuesto, configurado para detectar cáncer de mama, cuenta con un total de 170 pozos y requiere para el análisis unos 0,85 mililitros de sangre. Cuando una célula cancerosa se une al anticuerpo específico el nanotubo de carbono produce una señal eléctrica única. Las señales pueden ser utilizadas para identificar cuál de los elementos de la matriz han capturado células cancerosas. Se las remueven y llevan al laboratorio donde las células capturadas se pueden colorear e identificar en un microscopio. La identificación toma sólo unos minutos con la posibilidad de obtener resultados en el momento. Los glóbulos blancos, en particular, son un problema por ser muy numerosos en la sangre y pueden ser confundidos con las células cancerosas. En el chip, debido a las diferencias de densidad, las células cancerosas tienden a depositarse en el fondo de los estrechos pozos donde se encuentran con los anticuerpos. El resto de los constituyentes de la sangre permanece en la parte superior de los pozos y simplemente pueden ser eliminados por lavado.  La biopsia líquida propuesta permitiría en un examen médico anual hacer, a partir de una simple extracción de sangre, el examen de una completa gama de marcadores celulares. El cáncer sería identificado en su etapa más temprana y los médicos tendrían la información genética necesaria para personalizar el tratamiento. 

Lectura complementaria: