sábado, 31 de diciembre de 2016

De la pintura anti-grafiti al nanochip neurosináptico.

Asistimos a un crecimiento exponencial de innovaciones en el campo de la nanotecnología, desde las muy simples hasta las altamente complejas. Muchas dan soluciones a las problemática cotidiana, otras construyen el futuro.Terminando el año 2016 resulta adecuado ejemplificar ambos extremos con productos concretos y de utilidad comprobada.  La pintura anti-grafiti es una emulsión acuosa de nanopartículas de sílice. El “efecto loto” logrado consigue que la pintura no penetre en la superficie, pudiéndose eliminarla con poco esfuerzo mediante agua caliente y un cepillo, evitando costosas limpiezas.  La pintura no cambia el color base, impide la absorción de líquidos y pinturas, no deja pegar la goma de mascar, impide la propagación de musgos y líquenes, protege de la radiación UV, no reacciona con el material de la construcción, no contiene solventes orgánicos, resiste bien sustancias alcalinas y ácidas, no tapa los poros de la superficie dejándola respirar y la absorción del agua se reduce 150 veces. Existen varias empresas que la comercializan (Ej.: Suberlev de España) y por su aplicación en superficies porosas, no porosas, exterior, interior, metálicas, plásticas, pintadas y de piedra real o artificial, se constituye en un producto ideal para preservar edificios históricos y obras de arte además de su utilización masiva en zonas en las cuales los grafitis constituyen una forma de plaga.
En el artículo "Neuronas programables" publicado de Biotecnología & Nanotecnología al Instante en el año 2015, hacíamos referencia al nanochip neurosináptico TrueNorth desarrollado en el año 2014 por el grupo IBM Research.  “TrueNorth, consta de 1 millón de neuronas y 256 millones de sinapsis programables a través de 4.096 núcleos neurosinápticos individuales. Construido por el proceso Samsung 28nm (nanómetros) y con la integración de una cifra record de 5400 millones de transistores, constituye un punto de inflexión en la cognotecnología.  El nanochip es increíblemente eficiente, consume sólo 63 miliwatts a carga máxima, lo que equivale a alrededor de 400 mil millones de operaciones sinápticas por segundo por watt, aproximadamente 176.000 veces más eficiente que los utilizados en una CPU moderna para ejecutar la misma carga de trabajo y 769 veces más eficiente que otros enfoques similares. Este nanochip es una versión de segunda generación del prototipo del 2011, sobre la base de un nuevo proceso (Samsung 28nm en vez de IBM de 45nm) y es en varios órdenes de magnitud más complejo, funcional y eficiente. Los 4.096 núcleos neurosinápticos de TrueNorth están dispuestos en una cuadrícula de 64 × 64. Cada núcleo es auto-contenido mediante 256 entradas (axones), 256 salidas (neuronas), un gran banco de SRAM (que almacena los datos para cada neurona) y un router que permite a cualquier neurona transmitir a cualquier axón hasta 255 núcleos de distancia. La información fluye a través de TrueNorth por medio de espigas neuronales, de los axones a las neuronas, modulados por las sinapsis programables entre ellos". La combinación de nanochips neurosinápticos conduce aceleradamente a la construcción de cerebros similares a los humanos equivalentes al nuestro con sus 89.000 millones de neuronas.
Desde la pintura anti-grafiti hasta los nanochips neurosinápticos existen miles de productos nanotecnológicos (y servicios relacionados) tendientes a dar respuestas a necesidades vinculadas con la salud, la energía, los alimentos y el medio ambiente mediante áreas específicas como la nanomedicina, los nanomateriales y la nanoelectrónica, entre otras. Tal vez en el 2017…