sábado, 4 de marzo de 2017

Robot molecular responde a las señales de ADN.

Por primera vez, un grupo de investigadores de la Tohoku University y el Japan Advanced Institute of Science and Technology, desarrollaron un robot molecular construido con biomoléculas de ADN y proteínas. El robot molecular se desarrolló mediante la integración de máquinas moleculares en una membrana celular artificial. Puede iniciar y detener sus cambios en respuesta a una señal específica de ADN. El artículo “Shape-shifting molecular robots respond to DNA signals” se publicó en la página sobre novedades de investigación de la Tohoku University y en la revista Science Robotics (1 Mar 2017). Es extremadamente pequeño, de tamaño similar a las células humanas. Se compone de un “molecular actuator”, compuesto de proteína, y un “clutch” (embrague molecular), compuesto de ADN (Fig. 1 A). La forma del cuerpo del robot (membrana celular artificial) se puede cambiar por el “molecular actuator”, mientras que la transmisión de la fuerza generada puede ser controlada por el embrague molecular (parte inferior de la Fig. 1 A). El grupo de investigación demostró a través de experimentos como el robot molecular podría iniciar y detener su cambio de forma en respuesta a una señal específica de ADN (Fig. 1 B). Dice el director de la investigación, Profesor Asociado Shin-Ichiro Nomura de la Escuela de Graduados de Ingeniería e la Universidad de Tohoku, "Fue emocionante ver el movimiento del robot de forma cambiante a través del microscopio; confirmando que el embrague de ADN diseñado funcionó a la perfección, a pesar de las condiciones complejas en el interior del robot". El robot molecular puede actuar en un entorno pequeño y complicado, tal como el cuerpo humano. Los resultados obtenidos podrían conducir el desarrollo de robots moleculares autónomos para ayudar a resolver importantes problemas médicos y de control de la contaminación ambiental. El logro abre las puertas al desarrollo de futuros sistemas vinculados a la fototaxis  (orientación de los organismos celulares libres como respuesta a un estímulo luminoso), a la quimiotaxis (orientación de los organismos celulares libres como respuesta a un estímulo químico) y a otros comportamientos similares “inteligentes”.


Lectura complementaria: