sábado, 25 de noviembre de 2017

Desalinización solar del agua de mar con nanopartículas.

La nanopartículas metálicas presentan el denominado efecto plasmódico. Este se origina cuando la frecuencia de la onda electromagnética producida por el movimiento oscilatorio  de sus electrones superficiales coincide con alguna frecuencia de los fotones de la radiación solar.  En tal situación ambas entran en resonancia con la absorción de la energía de la radiación incidente de esa longitud de onda, reflejando el resto. Cuando se colocan en agua de mar, alrededor de las nanopartículas con su energía incrementada por la resonancia se comienzan a formar burbujas y, debido a que la evaporación del agua se produce en la interfase líquido-vapor, migran a la superficie donde se libera el vapor quedando las nanopartículas disponibles para hacer un proceso continuo. En tal circunstancia la vaporización no requiere llegar el punto de ebullición y puede lograrse a partir de la temperatura generada por la luz solar focalizada.
En la figura puede observarse un equipo de destilación calentado por luz solar en el cual se coloca el agua de mar y distintos nanomateriales. Agua de mar (a); agua de mar + nanopartículas de plata (b); agua de mar + nanopartículas de oro (c); agua de mar + grafeno (d); agua de mar + grafeno + nanopartículas de oro (e).
Disminución de la temperatura de vaporización
utilizando distintas nanopartículas.
Las pruebas biológicas indican que el agua obtenida de esta forma no contiene protozoos, bacterias, virus, algas ni  hongos. Eso podría ser debido al efecto fototérmico de los nanocomponentes que elevan la temperatura causando la muerte de bacterias. En el caso de las nanopartículas de plata también por sus propiedades antisépticas y antibacterianas. Estudios toxicológicos realizados “in vivo” permiten, para las condiciones de uso, descartar efectos adversos para la salud. 
Al agua destilada obtenida se le agrega una mínima cantidad de sal necesaria para el consumo humano.
Equipos para la producción continua a gran escala pueden utilizar concentradores de luz solar para aumentar la radiación incidente y llegar a la temperatura necesaria para el proceso. 
Algo tan pequeño como una nanopartícula y algo tan grande como el sol se complementan para abastecernos del vital fluido.  

Lectura complementaria: