sábado, 8 de septiembre de 2012

La gran mentira del colesterol, ¿es mentira?

El Dr. Dwight Lundell en su libro “The Great Lie Colesterol “(La gran mentira del colesterol) resume su experiencia de 25 años de cirujano cardiovascular con más de  5000 cirugías realizadas de corazón abierto. En la última década, las estatinas,  medicamento para reducir la concentración de colesterol en sangre se han convertido en un arma con capacidad relativamente probada para prevenir ataques al corazón. Sin embargo, la mitad de las personas que sufren ataques al corazón tienen valores normales  de colesterol y, el 33%, ninguno de los factores de riesgo aceptados en la actualidad. El Dr. Dwight Lundell atribuye la obstrucción arterial a una fuerte inflamación producida en las arterias capaz de impedir la libre circulación sanguínea. La dieta generalmente recomendada, baja en grasas,  alta en grasas poliinsaturadas y carbohidratos, generalmente vinculada a productos alimenticios de difícil tratamiento para el cuerpo humano por no estar preparado  para su procesamiento, causa agresiones a los vasos sanguíneos. Esta agresión repetida produce inflamación crónica en las arterias conducente a la enfermedad cardíaca, los accidentes cardiovasculares, la diabetes y  la obesidad. La dieta también genera un fuerte desequilibrio debido al incremento de los ácidos grasos omega-6 en la relación  óptima entre los ácidos grasos  omega-6 y los omega-3 (la relación óptima es 3 a 1, en la actualidad varía con la dieta entre 15 a 1 a 30 a 1). Dr. Dwight Lundell luego de años de trabajo desarrolló un suplemento rico en los principales agentes antiinflamatorios presentes en el omega-3, el EPA (ácido eicosapentanoico) y el DHA (el ácido docosahexaenóico) denominado HeartShot. Su trabajo originó una fuerte reacción de algunos médicos y empresas farmacéuticas debido a que su planteo sobre la eficacia del control del colesterol y la utilización de estatinas, choca con el conocimiento y el proceder acerca de la prevención de la enfermedad cardíaca y su tratamiento actual. No obstante la tesis de la inflamación está abriendo nuevos y tentadores enfoques para la prevención y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares y no debiera ser considerada en detrimento de los factores conocidos en la actualidad, debiera considerarse como un nuevo enfoque de utilidad para diagnosticar la problemática en la mitad de las personas que sufren ataques al corazón aún con valores normales  de colesterol y en el 33% de los enfermos  con ataques al corazón sin ningún factor de riesgo.