sábado, 28 de junio de 2014

Los posthumanos y los alimentos orgánicos.

Desde que nacemos nos hacen análisis genéticos, clínicos, biopsias, radiografías, tomografías, implantes dentales…; consumimos vacunas, vitaminas, cosméticos, antibióticos, hormonas, anestésicos, antiinflamatorios, analgésicos, antiansiolíticos, antidepresivos…todo para vivir mas, mejor y sin problemas. Nuestra vida cotidiana se aleja del contacto con la naturaleza en busca del confort ¿Qué tiene de natural la heladera, el auto, un televisor, la cocina, el equipo de aire acondicionado, el teléfono celular, el avión, la computadora,  un equipo de audio, una lente de contacto,…?
El Doctor John Langmore of the University of Michigan's  nos dice “la expectativa de vida en 1796 era de 24 años y en la actualidad ya supera los 76”, aumentó tres veces en casi dos siglos. No obstante para Aldous Huxley la condición histórica de la naturaleza humana está asociada a la alegría, a la felicidad, a la risa, al llanto, al dolor, al esfuerzo, a la angustia, a la depresión, a convivir con distintos problemas; todo natural y humano. Ese hombre que en forma deliberada eliminó parte de la esencia misma de su naturaleza  para "triplicar su existencia,  hacerla confortable y feliz" se convirtió paulatinamente en posthumano. Su longevidad disparó problemáticas cruciales como el impresionante crecimiento de la población y la necesidad de generar en forma sustentable mayor cantidad de energía y alimentos. En el contexto, surge como reminiscencia de nuestro origen una tendencia hacia los alimentos orgánicos, sin control higiénico sanitario y con posibilidad real de alimentar a sólo una mínima parte de la población mundial. Ante esta “nueva panacea fashion del siglo XXI” debemos recordar las causas por las cuales  desde hace mucho tiempo elegimos ser posthumanos.