sábado, 5 de julio de 2014

Recesión, descreimiento y biofidebancos.

La crisis económica internacional, emergente del exponencial aumento de la población y de la voracidad de los grupos económicos por incrementar sus ganancias sin miramientos, conduce a una extrema recesión y a un descreimiento de las bondades del sistema económico actual. Tampoco se visualiza una salida, ambas problemáticas tienden a su constante incremento. No existe un nuevo modelo pensado para todos (los presentes y futuros), sólo planes para concentrar y aumentar el poder en unos pocos grupos poseedores mayoritarios de los recursos económicos. Revertir la situación implica tratar de descentralizar la acumulación piramidal de los  recursos con inteligencia. Una distribución horizontal en cuanto a la información-comunicación, producción de energía, alimentos, medicamentos… Hoy en día la información-comunicación se descentralizó en forma importante debido al aporte tecnológico de Internet y las redes. Otras tecnologías como la biotecnología nos puede permitir descentralizar la producción de energía a través de empresas diseminadas en todo el mundo capaces de producir bioetanol, biodiésel, biopetróleo,…De igual forma nos permitirá  producir alimentos en todo el planeta adaptando los procesos a las características del lugar…La gran pregunta es de dónde saldrán los recursos económicos necesarios. Del sistema financiero actual concentrador de riquezas seguro que no. Un tema a tener en cuenta, ese sistema financiero se nutre de inversores individuales quienes muchas veces persiguen la sola finalidad de mantener sus ahorros, utilizados por los gigantes del sector para incrementar su fortuna.  El descreimiento en la economía mundial y en las entidades financieras es cada vez más notorio en la población en general inserta en el incremento de la violencia social producto de las limitaciones mundiales crecientes en áreas tan vitales como salud, alimentación, energía y medio ambiente. En función de lo expuesto tal vez un camino adecuado serían los biofidebancos, en el cual los inversores puedan invertir su dinero en proyectos concretos y no para incrementar la riqueza de grupos puntuales. La palabra fides significa fe y estas instituciones ofrecerían a sus inversores poner tu dinero en proyectos concretos (fideicomiso, cuota parte,…)  y con operadoras tecnológicas reconocidas y seguras. Un proyecto para hacer 10 edificios ecológicos, un proyecto para producir biocombustible en varias regiones, un proyecto para producir la vacuna de…  No invertir en una caja negra, ni en una bicicleta financiera dónde gana el banquero, invertir con fe y satisfacción  en proyectos tendientes a aprovechar las nuevas tecnologías para lograr un orden económico sustentable. Biofidebancos, un camino concreto hacia la bioeconomía.   
     
Lectura complementaria: