sábado, 2 de junio de 2018

Convertir el cabello en nanopartículas biomédicas

Suele ocurrir de tanto en tanto que algún trabajo de investigación nos sorprenda por su enfoque original y práctico. Tal es el caso del artículo “Hierarchical Micro/Nanostructures from Human Hair for Biomedical Applications” publicado en la revista Advanced Materials por un equipo de investigadores del Laboratory of Biomedical Polymers-University Wuhan, China. Ellos exploraron en orden jerárquico las microestructuras (micropartículas jerárquicas-HMP) y nanoestructuras (nanopartículas jerárquicas-HNP) del cabello humano utilizando procedimientos descendentes (top-down).  Tales partículas muestran una alta hemocompatibilidad e inmunogenicidad insignificante con relación a otros vehículos usualmente comercializados (nanodelivery) tales como los liposomas o las nanopartículas de albúmina. La estrategia es preparar los biomateriales a partir del cabello de los propios pacientes para superar los inconvenientes citados. Además, estos materiales también muestran optimas propiedades en aspectos vinculados a la  absorción de luz  y  eliminación
Crédito:  Advanced Materials 
de radicales libres. Tanto las HMP como las HNP pueden prevenir el daño inducido por la radiación UV y, por ejemplo, aliviar los síntomas de las cataratas in vitro. También presentan una satisfactoria capacidad de conversión fototérmica. Desde una perspectiva química, el cabello está compuesto principalmente por las melaninas y queratinas, dos  polímeros ideales para variadas aplicaciones biomédicas.

Los biomateriales basados ​​en queratina muestran un rendimiento superior en la regeneración ósea, la hemostasia y la protección celular. Los pigmentos de melanina, constituyen un tipo de polímero funcional existente en la mayoría de las formas de vida, tienen funciones versátiles en la regulación del equilibrio redox, la conversión fototérmica y la coloración dinámica. Tal vez baste con comentar que las nanopartículas HNP modificadas con aptámeros dirigidos contra tumores exhiben un efecto antineoplásico espectacular con supresión del 96.8% del crecimiento tumoral in vivo.  Ahora muchos desafíos biomédicos podrán contar con micro y nanomateriales  multifacéticos, una nueva y económica herramienta proveniente de tu cabello.

Lectura complementaria: