sábado, 4 de julio de 2015

Red flexible de neuronas y nanoelectrodos inyectables.

Un equipo del Centro Nacional de Nanociencia y Tecnología de Pekín y del Departamento de Biología de la Universidad de Harvard ha desarrollado una malla flexible de nanoelectrodos inyectable en tejidos y cavidades, tanto biológicas como artificiales. La técnica ha permitido mejorar la actividad cerebral de ratones.En el artículo “Syringe-injectable electronics” publicado en Nature Nanotechnology se muestra como la flexibilidad del dispositivo permite comprimirlo para inyectarlo con una aguja de 0,1 mm de diámetro en tejidos vivos. Una hora después de la inyección la malla se despliega al 90% de su forma original. Para comprobar la eficacia del sistema, los investigadores, inyectaron la malla en el hipocampo y el ventrículo lateral del cerebro de ratones vivos. Durante cinco semanas comprobaron que los electrodos podían trabajar en red con las neuronas sanas sin producir la respuesta del sistema inmune. Los dispositivos insertados en el hipocampo de los roedores permiten además monitorizar la actividad cerebral causando un daño mínimo a los tejidos de alrededor. Los científicos auguran a futuro el desarrollo de este tipo de sistemas inyectables para monitorear el cerebro en distintas enfermedades e implantes. Una forma de montar en el cerebro una red bionanoelectrónica flexible y tridimensional.

Lectura complementaria: