sábado, 15 de julio de 2017

La magia de los nanomateriales: "el espejo inteligente".

Un equipo de doce Investigadores de la Universidad Nacional Australiana (ANU), ha desarrollado un nanomaterial controlado por la temperatura utilizable para convertir instantáneamente una ventana en espejo. El material diseñado para reaccionar ante los cambios de calor puede utilizarse para ahorrar energía y para proteger a los astronautas y las naves espaciales de la exposición a la radiación cósmica. El investigador principal de la ANU, Dr. Mohsen Rahmani dice: “Nuestro espejo inteligente consiste en un montón de nanopartículas dieléctricas que están cuidadosamente diseñadas y dispuestas en una sola capa". La película hecha de ciertas combinaciones de nanopartículas puede "sintonizarse" para cambiar la frecuencia de una capaz de transmitir luz a otra capaz de reflejarla. La tecnología propuesta, no funciona en forma estática como los métodos ópticos actuales, por primera vez un único elemento permite controlar la luz que pasa o se refleja. Como las dimensiones de las nanopartículas son del mismo orden de magnitud de la luz pueden interactuar con diferentes frecuencias y redirigir su trayectoria para transmitirla o reflejarla. El “gatillo” es la temperatura. Las nanopartículas se pueden distribuir a través de una superficie como el vidrio de tal manera que reflejen toda la luz, o sólo la mitad de la luz, al variar la temperatura. Esto es fundamental para el ahorro de energía porque se puede ajustar para lograr un 50% de transmisión y 50% de reflexión, o 100% de transmisión y 0% de reflexión. 
La magia de los nanomateriales permite utilizar una delgada película formada por nanopartículas de diseño adecuado para convertir al instante una ventana espejo y un espejo en ventana al variar la temperatura.

El nanomaterial refleja o trasmite la luz al  variar su temperatura (ANU)


Lectura complementaria:

No hay comentarios:

Publicar un comentario