sábado, 9 de agosto de 2014

Marcapasos biotecnológico.

En las personas sanas, una pequeña región del corazón denominada nódulo sinoauricular, dispara los impulsos eléctricos determinantes de  la frecuencia cardíaca. Si la citada región no funciona adecuadamente, las personas pueden desarrollar problemas en el ritmo del corazón con síntomas tales como la fatiga, desmayos e incluso paro cardíaco. Estos pacientes suelen tener marcapasos electrónicos puestos para monitorear el ritmo y  mantener el corazón latiendo normalmente. En investigaciones recientes,  el Dr. Eugenio Cingolani, director de la Cardiogenetics-Familial Arrhythmia Clinic del Cedars-Sinai Heart Institute de Los Angeles y colaboradores,  utilizaron cerdos con una condición conocida como bloqueo cardíaco completo caracterizada por un latido muy lento del  corazón. Los investigadores mediante una terapia génica inyectaron  un gen llamado TBX18 en una pequeña zona del músculo cardíaco. El  gen  convierte a las células musculares de esta área del corazón en células del nódulo sinusal. En esencia, se crea un nuevo nodo sinusal en una parte del corazón capaz de propagar  normalmente el impulso. El nodo creado asume el control como un marcapasos funcional pero evita  la necesidad de implantar el  dispositivo  electrónico y el hardware. A los pocos días el corazón de los cerdos que recibieron el gen TBX18 latía más rápido  en comparación con los  cerdos que no recibieron el gen.  Según el estudio, los cerdos con el gen TBX18 también eran más activos físicamente. Este método podría ser extremamente útil  para determinados pacientes que desarrollan infecciones con el marcapasos electrónico o en fetos con trastornos cardíacos potencialmente mortales debido a que no se les puede implantar un marcapasos electrónico. El marcapasos biotecnológico, tal vez  en algún tiempo,  pueda constituir  una alternativa valiosa frente al usual marcapasos electrónico.