sábado, 7 de diciembre de 2013

La nanotecnología ya tiene su genoma.

Las hojas del Loto, una planta acuática de origen asiático, no se mojan. Como consecuencia de ello el agua de lluvia adopta la forma de gotas esféricas al entrar en contacto con su superficie, lo cual le permite deslizarse libremente llevándose consigo toda suciedad y manteniendo la hoja limpia y seca, como así también libre de colonias bacterianas, a pesar de vivir en aguas contaminadas. Para explicar este efecto de “autolimpieza”, denominado “efecto Loto”, los nanotecnólogos estudiaron su composición química y su topografía. Básicamente, encontraron en las hojas dos niveles de estructuras relacionados con este comportamiento: un nivel microestructurado (del tamaño de milésimas de milímetro) consistente en bultos superficiales y un nivel nanoestructurando (del orden de la millonésima de milímetro) formado por pequeños pelos. Ambos sistemas se hallan constituidos por un revestimiento ceroso;  el conjunto hace repeler el agua a la  superficie de la hoja de Loto impidiendo el mojado y posibilitando el arrastre la suciedad poco adherida debido a los bultos superficiales. La importancia del efecto Loto para crear materiales autolimpiantes resulta clara. Su aplicación inmediata está centrada en la utilización de sus propiedades para la fabricación de ropa, vidrios y pinturas autolimpiantes.
La novedad: un  equipo de 70 científicos de los EE.UU., China, Australia y  Japón han secuenciado el genoma del " Loto sagrado ", el cual  puede contener secretos sobre el envejecimiento. Los científicos secuenciaron los 27.000 genes de la planta venerada en China y en otros lugares como símbolo de la pureza espiritual y de la longevidad. El genoma permitirá estudiar más fácilmente cómo los genes se activan y desactivan en momentos de estrés y por qué las semillas de esta planta pueden vivir durante 1.300 años. Es un paso para aprender los secretos necesarios en la lucha contra el envejecimiento.  El Loto puede envejecer durante mil años y sobrevive debido a una genética inusual con algunas características de supervivencia únicas. Sus hojas repelen la suciedad y el agua, sus flores generan calor para atraer a los polinizadores y el revestimiento de fruta de Loto se cubre con antibióticos y cera para garantizar la viabilidad de la semilla que contiene. Limpieza y longevidad. La nanotecnología ya tiene su genoma. Una nueva  confluencia de la nano y la bio en el marco de las tecnologías de convergencia, NBIC (nano, bio, info, cogno).